Áreas Reservadas

Uno de los elementos más importantes del régimen para la Zona establecido en la Parte XI de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar y el Acuerdo de 1994 relativo a la aplicación de la Parte XI de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar lo constituye el llamado “sistema paralelo”, establecido en el artículo 153 de la Convención. Un elemento esencial del sistema paralelo es un sistema de canje de emplazamientos, por el que, en el caso de los nódulos polimetálicos, se reservan ciertas áreas para que la Autoridad desarrolle actividades por conducto de la Empresa, sea a título individual o en colaboración con determinados países en desarrollo.

El sistema de canje de emplazamientos se describe en el artículo 8 del anexo III de la Convención, en el Acuerdo (anexo, sección 3, apartado b) del párrafo 11) y en el Reglamento sobre prospección y exploración de nódulos polimetálicos en la Zona (artículos 15 a 17). Las solicitudes de exploración de nódulos polimetálicos deben abarcar una superficie total, no necesariamente continua, lo bastante extensa y de suficiente valor comercial estimado para permitir dos explotaciones mineras, y que debe dividirse en “dos partes de igual valor comercial estimado”; una de ellas se destinará al solicitante y la otra será un área reservada. La superficie total del área solicitada no debe exceder de 150.000 km2. El solicitante debe indicar las coordenadas que dividen el área solicitada en las dos partes mencionadas. La designación del área reservada puede ser anterior a la solicitud de aprobación de un plan de trabajo para la exploración o hacerse al mismo tiempo. La solicitud debe contener datos e información suficientes para que el Consejo pueda designar un área reservada sobre la base del valor comercial estimado de cada una de las partes. El Consejo, a partir de los datos y la información presentados por el solicitante, si los estima satisfactorios, y teniendo en cuenta la recomendación de la Comisión Jurídica y Técnica, designará la parte del área solicitada que será área reservada. El área así designada pasará a ser área reservada tan pronto como se apruebe el plan de trabajo y se firme el contrato para la exploración correspondiente al área no reservada.

En 2005, por recomendación de la Comisión Jurídica y Técnica, el Consejo designó los sectores W2 y E2 del área solicitada (18.462 km2 y 54.284 km2 respectivamente, lo que suma un total de 72.746 km2) como área reservada (ISBA/11/C/10, “Proyecto de decisión del Consejo relativa a la solicitud de aprobación de un programa de exploración presentada por la República Federal de Alemania, representada por el Instituto Federal de Geociencias y Recursos Naturales alemán”, Selección de Decisiones y Documentos del 11° período de sesiones, pág. 46). Las siete primeras áreas reservadas fueron contribuciones de los primeros inversionistas inscritos en la reunión de la Comisión Preparatoria de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos y del Tribunal Internacional del Derecho del Mar.